Kate Spade siendo Kate Spade

Kate Spade siendo Kate Spade

Con vestidos vaporosos en telas suaves como la seda, y con estampados en animal print y floreados, la firma estadounidense sigue su línea femenina y clásica.

Ya sabemos de la tragedia por la que pasó la empresa luego de la muerte de su creadora Kate Spade en el año 2018. Luego de eso asumió Nicola Glass, diseñadora irlandesa quien tuvo que lidiar con la presión de la situación por la que pasaba la marca, pero que supo sobrellevarlo y sorprender a las seguidoras de la compañía en su primer desfile (de ella para la marca y de la marca en sí) en el NYFW de septiembre del año pasado.

En el desfile de ayer se pudieron ver prendas atemporales, que por sus telas, colores y largos se pueden usar tanto en invierno como en el verano, con los accesorios y zapatos según corresponda. 

Amarillos y rosados vibrantes, mucho leopardo en diferentes colores, estampados florales y uno que otro abrigo para darle el toque invernal. La variación de telas que también incluyó la diseñadora, le dio un dinamismo a la muestra, como por ejemplo el cotelé ya olvidado por muchos diseñadores, Glass lo trajo de vuelta en colores que iluminaron la pasarela.

En cuanto a los bolsos, también predominaron los prints, destacando el leopardo y el ya muy visto serpiente. También otros más clásicos en un solo tono, y unos con mezcla de materiales como el cuero con velvet brillante.

No arriesgando mucho, pero sí manteniendo la esencia de la marca, Nicola logró un desfile pulcro, femenino y muy usable. Muy Kate Spade.

 

Y para ustedes, ¿cuál fue su look favorito?