Jeremy Scott dónde te fuiste?

Jeremy Scott dónde te fuiste?

Siempre me he preguntado qué es mejor: que las personas no tengan expectativas de algo y se sorprendan o que tengan muchas expectativas y simplemente se conformen o perdonen.

Jeremy Scott, el extravagante de las pasarelas, que en otras temporadas nos ha dejado boca abierta entre sus curiosas propuestas llenas de colores, texturas y dudosos pero entretenidos cortes, en este desfile nos deja con gusto a poco, por no decir nada.

Risas, asombro y esperanza en que todavía existe la creatividad y excentricidad es lo que el diseñador entregaba season by season a sus seguidores, ¿qué habrá pasado en esta colección? ¿Se le habrá acabo la tinta de la impresora? ¿O quiso hacer algo que nadie esperaba de él y buscaba sorprender? ¿O está tratando de hacer una especie de huelga con la industria, país o consigo mismo? Aún no lo sabemos.

Cómo no remontarse a sus desfiles como el inspirado en la Coca Cola, o el que las modelos eran barbies, o el vestido galáctico que mostró para el desfile de primavera de 2017.

 

Y es que sin darme cuenta, estoy escribiendo como si el diseñador hubiese pasado a mejor vida, pero es que lo de ayer como a muchos, nos dejó con una sensación desesperanzadora. 

Sobre la colección, además de haber sido completamente en blanco y negro – exceptuando uno que otro look en color denim –, los cortes de los pantalones, camisas y chaquetas en hombres eran totalmente normales.

En las mujeres jugó un poco más agregando por ejemplo tull, plumas y lentejuelas a los vestidos. Además, añadió impermeables y chaquetas transparentes simulando desnudo.

 

Los prints de la mayoría de la colección eran diarios (periódicos) con distintas consignas desde huelga o frases negativas, hasta una noticia de Leonardo Di Caprio. Aquí vuelvo a mi interrogante anterior, ¿será una especie de mensaje?.

 

Sea lo que sea que haya pasado con el diseñador que desfiló ayer, le pedimos que traiga de vuelta a Jeremy para la próxima temporada.

¿Ustedes qué opinan?